La filosofía ‘agile’ toma impulso en la empresa española

Mar 12, 2021 Actualidad, Blog

La implantación de metodologías agile, que se definen como la capacidad de adaptación –digital- a los cambios del mundo y la sociedad en general, se sitúa en la empresa española ligeramente por encima de la media global, según el estudio Índice de Madurez Agile, elaborado por Opinno.

Sin embargo, y tal y como ha reseñado Pedro Moneo, fundador y CEO de la consultora, ante la prensa, el país tiene mucho camino por recorrer “para considerarnos de verdad una geografía ágil”. Si bien saca nota en variables como la estrategia, la orientación a valor y en gobierno a lo que se refiere a la toma de decisiones, presupuestos y recursos; suspende en estructura (la ruptura con la jerarquía tradicional), talento, cultura y tecnología, ámbito en el que muchas empresas se ven lastradas por los sistemas legacy.

Por ello, ha comentado Irene Martín, directora de transformación cultural y negocio agile de la compañía, las firmas locales se enfrentan a retos como evolucionar las habilidades de su personal, establecer un liderazgo agile desde las capas directivas y que cubra toda la organización o invertir en nuevas herramientas digitales.

En términos generales, la encuesta pone de relieve que el 62,5% de las empresas con más de 50.000 empleados ya trabaja de forma ágil, aunque las que más recorrido llevan en el mercado, entre 16 y 50 años de antigüedad, son las más rezagadas; solo el 6% han alcanzado los parámetros adecuados.

Por sectores, el tecnológico, de telecomunicaciones y banca son los más aventajados, mientras que el sector público, el industrial y el retail tienen más problemas a la hora de encauzar sus estrategias, al igual que otros como el energético o farmacéutico, más regulados y que deben hacer mayores esfuerzos.

A nivel global, transformar la cultura organizativa se posiciona como el primer desafío para más del 40% de los encuestados. Y el 25% reconoce que debe cambiar su diseño organizacional para adaptarse a los cambios del mercado.

Asimismo, creen que la escalabilidad se vuelve esencial en su estrategia junto a la desaparición de la jerarquía y la digitalización.

Una ola que sacude a todos los sectores

La crisis de la COVID-19 ha supuesto un enorme acelerador del cambio cultural y organizativo, según palabras de Moneo, quien ha celebrado que muchas empresas españolas ya están en fase de madurez, superando etapas como los ensayos o la escalabilidad. “Somos un país con una cultura importante de la colaboración”, ha afirmado.

Para tener éxito en estas estrategias, ha indicado Inma Catalá, directora ejecutiva de BBVA, hay que empezar pensando en pequeño para ir escalando procesos en base a la experiencia. “Implementar herramientas es necesario, pero no hay que olvidar a las personas; las interacciones tienen que estar por encima del proceso”.

Por su parte, Adolfo Pellicer, director general de Workday para España y Portugal, ha incidido en que hay que aprovechar oportunidades como las nuevas tecnologías, los nuevos comportamientos de los clientes o, incluso, una situación de crisis como la actual. Asimismo, ha argumentado: “El software empresarial debe ofrecer tecnología de vanguardia de la misma manera que lo hace el software de consumo personal. La tecnología es la habilitadora de los procesos agile”.

Por último, ha concluido Martín: “No queda sector que no vaya a ser agile, la ola se propaga a todos. Esta filosofía está escalando desde los departamentos de tecnología a toda la organización”.

Fuente: COMPUTERWORLD