“job hopping”, la tendencia que crece entre los perfiles laborales más demandados

Mar 17, 2021 Actualidad, Blog

Los nativos digitales tienden a saltar de empleo con frecuencia

El mercado laboral resulta cada vez más cambiante y todo un desafío para las compañías a la hora de adaptarse a las nuevas tendencias. Una de las prioridades es mantener el talento dentro de la empresa, y aquí es donde encontramos una tendencia al alza en los últimos años: el job hopping.

Esta tendencia es una respuesta al nuevo paradigma laboral vinculado a una realidad hiperconectada que ofrece miles de oportunidades de empleo sin cubrir en todo el mundo por la escasez de talento. Ahí está el medio millón de empleos que han quedado vacantes en 2020 por falta de perfiles tecnológicos, según un informe de la Comisión Europea que va más allá y cifra la oferta de puestos orientados a la digitalización en 200.000 en España y 900.000 en la Unión Europea para el próximo año.

 

Aunque este fenómeno lleva ya años con nosotros, ahora mismo está arrasando entre los menores de 34 años, que buscan nuevos retos en su carrera profesional.

 

Job Jumpers

Los job jumpers o job hoppers, se trata de profesionales que cambian de trabajo con frecuencia y de manera voluntaria, y que consideran clave para progresar en su carrera profesional, obtener nuevas experiencias y mejores sueldos.

 

Suelen destacar por su curiosidad, su capacidad de aprendizaje y la ambición. El tiempo medio que suelen aguantar en un puesto suele ser de dos años, cuando comienzan a buscar una nueva salida profesional.

 

A pesar de ello, los profesionales que practican job hopping suelen ser empáticos, capaces de adaptarse con facilidad a su nuevo puesto y con facilidad para aportar ideas y experiencia, puesto que es un talento que llega con nuevos conocimientos, habilidades y formas diferentes de trabajar.

Las empresas deben tener claro que el perfil del empleado ha cambiado y que los nativos digitales necesitan motivaciones más profundas, flexibilidad y ser escuchados asiduamente, y su reto pasa por no dejar de ser atractivas para ellos.

¿Creéis que estamos preparados para este panorama laboral?